por Xosé L. Garza (presidente de Comunicación AYCH)

Cuando miras hacia atrás, no muy lejos, simplemente hasta el 13 de marzo, que fue cuando todo comenzó, y analizas todo lo que ha sucedido en tu vida, dices: ¡maldita sea! ¿Ha evolucionado realmente el ser humano en estos dos mil años a la velocidad que la naturaleza, las circunstancias de cada momento o de su propia vida han exigido? Lo creo sinceramente, pero en muchos casos esta evolución se detiene a ciertas edades y la gente no avanza, tal vez por comodidad, tal vez por pereza, tal vez porque “cuanto menos me molestes mejor”.

Pero COVID es otra cosa, la humanidad ha sido amenazada de la noche a la mañana, y cuando digo amenazada es en el sentido literal de la palabra y subrayando: si la humanidad no actúa correctamente la arruinará.

Dejemos a un lado a los políticos y a sus ilógicos (bienvenidos presidentes de los países del Primer Mundo), dejemos también de lado a los politólogos, a los periodistas sensacionalistas y a los millones de falsos epidemiólogos que han aparecido en el mundo como las setas de este otoño que está a punto de comenzar.

Quedémonos con lo que es realmente importante, nuestro futuro. Y soy optimista, y veo que nuestro futuro estará en manos de los jóvenes de Covid. En el momento del confinamiento en sus hogares, la mayoría han sido ejemplares y no han pedido nada a cambio. Y en las actividades de este verano han estado exigiendo, y no se les ha dado nada a cambio. Bueno, sí, un sinfín de contradicciones y tonterías que nublan su futuro educativo, porque muchos no son capaces de sentarse y desarrollar regulaciones comunes para tranquilizar a la población joven.

Ayer estaba con mi peluquero, y me preguntó cómo había sido la Campaña de Verano con los jóvenes. Obviamente, le contesté que había sido ejemplar una vez más. En Galicia, se creó una Campaña de Actividades de Verano a una velocidad impresionante para esta era COVID con más de 6.000 jóvenes en actividad durante los meses de julio, agosto y principios de septiembre, y hoy podemos decir que no ha habido un solo niño, joven o trabajador que haya sido infectado por el virus.

Analicemos lo que pasó.

– Se creó una mesa de trabajo entre profesionales del sector y el Gobierno autónomo (Dirección General de Juventud, Participación y Voluntariado de la Xunta de Galicia).
– Se crearon actividades seguras con la formación del personal que trabajaría con niños y jóvenes.
– Se ha creado un protocolo inquebrantable que ahora se ha visto funcionar.
– Y se utilizó mucho sentido común de la responsabilidad.

Mi análisis particular me lleva a repasar las actividades que yo mismo dirigí, llevadas a cabo en el Campamento de Voluntarios de las Islas Cíes en el Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia. Allí AYCH Ocean, el proyecto de prototipado ambiental y caracterización de basura marina que el Proyecto AYCH diseñó en su día se desarrolló en los meses de julio y agosto. Bueno, mis jóvenes asumieron la nueva normalidad como tal, creando un inframundo donde nadie entra sin el permiso de todos y donde las cosas básicas de la vida diaria han cambiado, que tal vez ya debería haber cambiado antes.

Hoy es septiembre, y tengo la sensación de que las actividades de verano han sido la prueba de muchas otras actividades de la sociedad civil, pero con orgullo tengo que decir que realmente puede servir mucho y para muchos que los niños y jóvenes han asistido a estas actividades, porque sus enseñanzas se aplicarán en casa, con sus amigos y conocidos con el fin de crear una nueva normalidad que necesariamente tendrá que vivir con esta situación para un tiempo considerable.

Felicidades a niños, jóvenes, profesionales y administradores por hacer de este verano un “verano que necesitábamos”.