por Anna Szlendak

Hoy estamos hablando con Fernanda Pasos Warttmann, quien es embajadora de AYCH en Santo Tirso.

¿Puedes presentarte pronto? ¿Cómo descubriste a AYCH?

Soy diseñadora de moda desde hace unos 3 años, aunque llevo mucho tiempo trabajando con la moda. Siempre me ha gustado todo lo que implica la moda incluso cuando estudia y trabajo en otras áreas que siempre he tenido la moda como pasión. Me encantó crear mi propia ropa única y personalizada, me gusta llamar la atención sobre este aspecto. Lo que valoro en mi trabajo como diseñador es sólo eso: crear piezas únicas. Dar al consumidor libertad para interactuar con la pieza, co-crearla. Creo que hay una conexión mucho mayor entre el usuario y la ropa. La ropa en mi opinión debe ser utilizada como una herramienta para la creatividad y no ser esa cosa fija que define cómo estás siempre. Un día estamos más de humor para ropa más básica y al siguiente, quién sabe, estamos más de humor para incorporar la musa romántica dentro de nosotros, ¿verdad? Tenemos que tener la libertad de interactuar y permear entre nuestro armario y ser quien queramos, cuando queramos.

Descubrí AYCH por casualidad. Vi un post que creo que en Facebook y pensé que la iniciativa era increíble. Como ya tenía estas ideas de crear una marca con todas estas premisas, pensé que sería un buen momento para sacar el proyecto del cajón y llevarlo adelante. ¡Estaba muy feliz cuando mi proyecto fue seleccionado para el Programa y fui de frente!

¿Qué es AYCH para usted?

AYCH para mí es un programa muy bueno, hizo que mi proyecto subiera de una manera que no pensé que sería tan rápido. Por supuesto, la oportunidad sólo llega cuando realmente queremos que suceda. Entré en el Programa con gran deseo de que todo saliera bien e hiciera todo lo posible para que fuera un éxito, supe cómo utilizar las herramientas muy bien y resultó en el lanzamiento de mi marca. Las oportunidades que el Programa propuso fueron muy útiles y enriquecedoras, además de ser una gran iniciativa para los jóvenes que tienen una idea y no tienen mucho conocimiento de cómo iniciar y organizar todo correctamente. Este tipo de iniciativa juvenil es maravillosa, y nos da la esperanza de ser grandes emprendedores y poder ejercer nuestra creatividad con el know-how de los que ya están en el mercado laboral.

¿Qué opinas del proyecto?

La cooperación internacional fue un gran activo para el proyecto. Es una excelente oportunidad para ampliar el networking y escuchar lo que otros jóvenes tienen que decir sobre su proyecto y también sobre sus propios proyectos. Hoy en día el mundo está súper conectado, por lo que debe haber este “puente” internacional.

¿Y cómo entiendes el papel de Embajadora?

Como embajadora, creo que mi trabajo es difundir mi éxito en el Proyecto y animar a otros jóvenes a hacer lo mismo. No tiene sentido tener miedo de ser abofeteado por el mundo. Los jóvenes tenemos una visión más amplia y conectada del mundo que antes. Somos capaces de pensar en proyectos increíbles con soluciones a problemas reales. Ahora existe la posibilidad de contar con apoyo intelectual y eso nos puede proporcionar una preparación para los inversores. Creo que el hecho de que mi proyecto haya tomado proporciones reales y dejado el periódico, me convierte en un gran ejemplo de lo que puede funcionar, y eso es un gran incentivo.

¿Cómo ve su papel en el proyecto en un futuro próximo?

Mi papel con mi proyecto en el futuro es esencial. Seguiré presente en todas las etapas de los procesos que componen mi marca. Actualmente soy una empresa unipersonal, hago absolutamente todo desde todos los sectores. Con el lanzamiento de la marca, el crecimiento vendrá. Pronto aumentaré mi equipo y delegaré funciones, pero siempre estaré juntos, incluso si llega al punto en que la empresa tiene piernas para caminar sola. No quiero que se pierda la esencia de la marca, que tiene todo que ver con los valores de sostenibilidad en su producción y desarrollo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here